• You can change this text in the Header Widget on the Widgets page

Hoy daremos las claves para colgar bien los cuadros.

Los cuadros, así como los espejos, son herramientas decorativas muy poderosas y útiles, porque ayudan a reforzar el estilo decorativo y aportan valor al conjunto. Siempre y cuando estén bien colocados. Porque, aunque no lo creas, solo con un cuadro mal ubicado se puede generar un ruido visual muy desagradable que neutralice nuestra decoración.

Por eso son tan importantes estas claves para saber colgar bien tus cuadros.

Podemos decir que las reglas principales para colgar cuadros son tres:

1- Que el cuadro no esté más cerca del cielo que del mueble que tiene debajo. Si no tiene nada debajo debería quedar a la altura de los ojos.

2- Que en una pared muy grande no haya solo un cuadro muy pequeño o al revés.

3- Por supuesto, que no quede torcido.

Los cuadros son un complemento y por eso deberíamos tener bien clara la distribución de los muebles principales antes de empezar a colgarlos. Después es importante evaluar el espacio que tenemos en cada muro y en base a eso elegir el tamaño de los cuadros.

Para que el resultado se vea armónico se debería poder trazar una línea imaginaria que cruce los cuadros por el medio. Si la composición está bien montada, a partir de esa línea todos los cuadros deberían quedar a una altura promedio del suelo.

Los cuadros que van solos ganan de inmediato protagonismo y relevancia en un espacio, por eso es importante que queden centrados y en armonía con el resto de la decoración.

Si lo vas a colocar encima de un mueble, sofá, cabecero, intenta dejar un espacio de entre 20 y 25 cm entre el final del mueble y el cuadro sin que quede muy pegado al cielo. Cuando un cuadro, un espejo o una composición quedan demasiado cerca del techo parece que están flotando y se rompe por completo la línea natural de visualización.

El cuadro siempre debe ser más estrecho que el mueble sobre el que se coloca ejemplo: si tienes un sofá de 3 metros, la composición o cuadro que coloques encima debería tener, por lo menos, 2 metros. Entonces sobre un sillón de dos o más plazas es conveniente colocar un cuadro horizontal, porque uno vertical competiría en protagonismo con el sillón y se vería desproporcionado.

Si son varios cuadros

Hay muchas opciones para componer en un muro: en vertical, horizontal o en nube; con cuadros de distintos tamaños y formas o iguales; mezclando objetos diferente  pero recuerda que lo importante aquí es el equilibrio.

También recuerda que al agrupar cuadros es importante considerar la separación entre unos y otros. La distancia dependerá del tamaño de los cuadros: cuanto más grandes sean, mayor también la distancia que los separe.

Para visualizar el resultado puedes ayudarte antes de empezar  con el taladro o el martillo, puedes recortar el contorno de los cuadros en una cartulina y colocarlo con scotch en la pared para ver el efecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *